Logo Creative Society SOCIEDAD
CREATIVA

Nuestro frágil mundo

3 de febrero de 2022
Comentarios

Estabilidad, prosperidad y paz, esa era mi vida hasta cierto punto. Comodidad y confort, parecía que siempre sería así, no podía ser de otra manera. Y de repente se produjo un colapso económico, la moneda local se abarataba a una velocidad vertiginosa, en proporción al crecimiento del dólar. Apareció el miedo... Miedo al mañana... Los precios de los alimentos, el agua, el combustible y las medicinas empezaron a subir hasta alcanzar cifras cósmicas.

Déficit. Muchas tiendas han cerrado, las marcas se han ido, otras han quebrado. Es extraño, es inusual tener que pensar dónde comprar ropa si la necesitas.

Medicamentos. Ya no existen. ¡Cuántas personas con enfermedades crónicas recorrieron el país de farmacia a farmacia en busca de sus medicamentos! Algunos consiguieron comprar con varios meses de antelación, antes de que todo estuviera completamente fuera de las estanterías, y otros se quedaron sin nada...

Alimentos. Muchas de las cosas a las que estamos acostumbrados simplemente desaparecieron. De acuerdo, no soy un comensal exigente, pero aun así... Los productos de baja calidad comenzaron a aparecer a precios muy altos, inusuales para nosotros. Mantequilla sustituta, queso, carne... Así que, según entiendo, los productores intentaban sobrevivir en las duras condiciones del alto coste de todo.

Solíamos obtener el agua potable de los manantiales, de los que hay muchos en las zonas montañosas. Pero a finales de este verano, los manantiales empezaron a secarse. No tuvimos más remedio que comprar agua, que además se había encarecido mucho debido a la escasez y a la subida del precio del combustible. Me di cuenta de una paradoja. En un pueblo lejano hay un manantial de montaña con agua pura de excelente calidad. Nunca se secaba, ni en invierno ni en verano. El grifo estaba enrollado, el agua no se cerraba y se filtraba constantemente al suelo. Es decir, la gente de la zona vecina sufre sin agua, la compran, pagando de más, y aquí fluye hacia el suelo, y a nadie le importa... Pero la logística puede resolver fácilmente estos problemas: pensar en el suministro de todas las regiones y establecer este suministro...

Combustible. Inesperadamente, el combustible se volvió deficitario. Las gasolineras redujeron su jornada laboral a 4 horas. Algunas dejaron de abrir. Las colas de coches para repostar eran de varios kilómetros. Por supuesto, nadie tenía el depósito lleno. Imagínate, has hecho cola durante horas con un calor de 40 grados, has llenado el depósito de tu coche para 2-3 días y has tenido suerte. Otras personas no tuvieron tanta suerte porque no consiguieron nada de gasolina. Hubo accidentes, peleas e incluso tiroteos en la fila. Hubo muchas refriegas mortales.

Yo tuve suerte. Como trabajadora médica, me llenaron el depósito durante una semana. Todos los lunes me despertaba aterrorizada: ¿lograré comprar gasolina hoy, porque hay que recorrer 17 km para ir al trabajo? En nuestra región no hay transporte público. Y el trabajo es la única fuente de supervivencia de mi familia.

Accidentes de tráfico. Las colas para comprar gasolina provocaron varios accidentes terribles. Los coches simplemente no tenían tiempo para frenar cuando una enorme cantidad de coches aparecía "de repente" delante de ellos en la carretera frente a la gasolinera. Un caso que recordaré para siempre. Una mujer y sus cuatro hijos se dirigían al aeropuerto de la capital para recoger a su marido de su viaje. Nunca llegaron y tuvieron un accidente mortal no lejos de una gasolinera. Nadie sobrevivió.

Devaluación de los valores materiales

Imaginen a un hombre adulto, lleno de fuerza, parado en la calle y gritando con impotencia "¡Gente, ayudadme! Necesito medicinas para mi hijo, tengo dinero, mucho dinero, ¡estoy dispuesto a pagar cualquier cantidad!". Pero no hay medicinas. De repente, incluso el dinero dejó de resolver el problema. Siempre pensamos que la inversión más estable y mejor era la inmobiliaria. ¡Y de pronto resultó que ni los terrenos ni las viviendas se podían vender ni siquiera por la mitad del precio! ¿Quién va a invertir ahora en inmuebles en una región tan inestable?

Suministro de electricidad. La electricidad se ha convertido en un déficit. Nos dimos cuenta de que todo el país, aunque sea pequeño, quemaba gasóleo comprado para suministrar electricidad. La compra se volvió costosa, la electricidad no estaba disponible más de 2 horas al día y luego dejó de suministrarse por completo. El país quedó envuelto en la oscuridad.

Los medios de comunicación de todo el mundo decidieron cubrir este acontecimiento, y la información sobre la falta de electricidad en todo un país apareció en las pantallas de televisión. Amigos, conocidos y familiares empezaron a llamarme, preguntando cómo estábamos, si necesitaba ayuda. Gracias a todos, me han apoyado en estos momentos difíciles. Me hace sentir más cálido, no estamos solos.

En ese momento me sorprendió descubrir lo desconectados que estamos (la humanidad) y lo poco que sabemos de lo que ocurre en el país vecino; estamos acostumbrados a confiar y tomar en serio sólo la información que transmiten los medios de comunicación oficiales. Al fin y al cabo, a muchos de mis familiares les conté lo que pasaba en nuestro país, pero sólo se emocionaron de verdad cuando vieron las noticias en la televisión. Tal vez sea normal, pero los medios de comunicación dan muy poca información veraz y no cubren el panorama general de lo que ocurre en el mundo. Y tenemos una especie de ilusión de bienestar general.

Los ciudadanos se quedaron solos con sus problemas. Todo el mundo tenía la esperanza de que se iba a elegir un nuevo gobierno y que todos nuestros problemas desaparecerían, pero la situación no cambió.

Imagínense hospitales sin electricidad, gente muriendo sin soporte vital, niños pequeños. La muerte de un bebé de un mes en un hospital por falta de electricidad provocó caos, destrucción y tiroteos. Pero también eso quedó sin ser atendido por las autoridades.

Nos sorprendió comprobar que todo, absolutamente todo, está ligado al dólar. Incluso el precio de la leche de una vaca en el pueblo más lejano de la montaña depende del dólar. Y siempre hay una explicación para ello: o el forraje viene de otros países, o el combustible, o cualquier otra cosa.

Nuestro mundo estable y próspero se derrumbó como un castillo de naipes.

Tal vez piensen, ¿qué clase de horrible superproducción es ésta? Todo esto estaba sucediendo realmente en el verano de 2021 en el Líbano. Todavía está sucediendo. He oído la expresión: "¡Has encontrado dónde ir!"

Tal vez otros países sean un poco más tranquilos, pero ¿son estables, seguros? - No. Al fin y al cabo, todos vivimos en una sociedad de consumo en la que la vida humana no se valora en absoluto. Hemos puesto el dinero en el trono. Quien es más rico tiene razón. Hemos trasladado toda la responsabilidad de nuestras vidas a unos pocos seleccionados, creando un poder ilimitado para la élite. Tengo muchos amigos que viven en todo el mundo. Y todos se quejan de la constante inflación, del empeoramiento de las condiciones de vida y de la irresponsabilidad y arbitrariedad de las autoridades. Está claro que este no es el mundo que queremos dejar a nuestros hijos.

Lo que está ocurriendo en nuestro país yo lo llamaría una guerra económica, con millones de víctimas, muertos, arruinados. Una guerra sin un solo disparo. No tiene sentido buscar culpables. No soy un politólogo. El grueso de la población, como yo, no conoce bien las causas de lo que ocurre. Hay un sinfín de mentiras que salen de las pantallas de televisión.

Cada canal es propiedad de una fuerza política y se dedica a trasladar la culpa a sus competidores. Y la gente, al borde de la supervivencia, intenta encontrar una salida. Muchos han empezado a instalar paneles solares. Por una cantidad increíble de dinero, ¡porque todo el mundo está ya arruinado! Ni siquiera 2 meses después, hay un nuevo impuesto sobre la instalación de paneles solares. Parece una broma de mal gusto, pero es cierto.

Hay un proverbio: "¡Todo ha subido de precio, excepto nuestras vidas!”

Esta situación ha sido posible, a mi entender, por las siguientes razones

  • El formato consumista de la sociedad.

  • La fragmentación de la población en movimientos religiosos y políticos.

  • Transferencia total de la responsabilidad a los gobernantes.

  • Poder absoluto que engendró a los "dragones".

He querido describir brevemente esta experiencia para que la mayor cantidad de gente posible la conozca, para que todos entendamos que nuestro pequeño mundo está gravemente enfermo, y en caso de catástrofes y cataclismos, nosotros, la gente de a pie, lo pagaremos todo con nuestra cartera, nuestra salud e incluso nuestra vida.

La sociedad de consumo no contempla la responsabilidad, está construida sobre la codicia y la ambición egoísta. Resulta que se juega con nosotros como peones en un tablero de ajedrez. Al fin y al cabo, para alguien es sólo un juego, ¡y hay alguien que se beneficia muy bien de la devastación de la población! Esto es la esclavitud.

Está claro que tenemos que cambiar el formato mismo de las relaciones en nuestra sociedad, de un formato consumista a uno creativo. El formato consumista, como un virus, se ha apoderado de todo nuestro planeta.

Llevo varios años participando en el proyecto internacional “Sociedad Creativa” y sé que tenemos una solución real. Todos podemos vivir de otra manera: en un mundo de bienestar y prosperidad, en el que cada persona es valiosa e importante, en un mundo en el que el progreso se hace a pasos agigantados y en el que todos los descubrimientos sirven para el beneficio de la sociedad y de cada individuo. Para ello no hacen falta manifestaciones ni revoluciones, sino la voluntad de la mayoría.

Para mí esto ha pasado de la teoría a la práctica. No se trata de alguien por ahí que se convierta en un refugiado climático o se muera de hambre; se trata de la población de mi país, un país entero, que está en peligro mortal y en el vacío de la indiferencia. Mientras escribía estas líneas, llegaron las noticias sobre el impago económico de dos países vecinos que son lo suficientemente grandes y pesados en el escenario mundial. Sin duda, cada uno de nosotros quiere vivir bien y tener confianza en el mañana. Por eso, ahora es muy importante aunar nuestros esfuerzos para construir una Sociedad Creativa.

La Sociedad Creativa es un nuevo formato de vida, opuesto al consumismo, y está al servicio del ser humano. Muchas personas de todo el mundo apoyan hoy la Sociedad Creativa. Todos los que entienden el absurdo y el callejón sin salida en el que nos hemos metido, que ven la globalidad de nuestros problemas, que ya son conscientes del ciclo de catástrofes climáticas en el que ha entrado nuestro planeta, lo saben: no podemos sobrevivir sin la Sociedad Creativa. En la Sociedad Creativa el valor más alto es la Vida Humana y a partir de ella todo sirve para beneficiar a la sociedad y al individuo.

El 4 de diciembre de 2021, vi junto a millones de personas la conferencia internacional en línea "Crisis global. La hora de la verdad", que se emitió simultáneamente en 100 idiomas en todo el mundo. Científicos, políticos, figuras religiosas, analistas, todos con una sola voz dijeron, necesitamos una Sociedad Creativa para que la civilización no se destruya a sí misma o se convierta en polvo bajo el ataque de un apocalipsis climático.

¿Por qué la Sociedad Creativa? Hoy en día, la ciencia y las últimas tecnologías trabajan exclusivamente para intereses privados. Pero el formato de la Sociedad Creativa nos permitirá unir nuestros esfuerzos, todo nuestro potencial técnico y científico para resolver problemas globales que están más allá de los medios de un solo país.

Hablamos de los problemas del hambre, del agua potable, de la inflación constante, de la ecología arruinada, de los problemas de salud, del tratamiento de las enfermedades "incurables" y crónicas y, sobre todo, del problema de la supervivencia humana en una época de creciente catástrofe climática.

En una sociedad de consumo, ni siquiera los que están en el poder están asegurados. Ellos, como todo el mundo, enferman y mueren de enfermedades "incurables". Si no tomamos medidas reales ahora mismo, el agua, el aire y los alimentos pueden convertirse pronto en los recursos más valiosos. ¿Quién necesitará entonces su dinero?

Una Sociedad Creativa es la única manera de sobrevivir y de crear un mundo digno de los seres humanos para que por fin podamos llamarnos civilización.

El hecho de que estos problemas están destruyendo nuestro mundo es reconocido por todos, incluso por la ONU. Se reconocen los problemas, se anuncian soluciones, pero en realidad no se hace nada. Es más, esto se está convirtiendo en una nueva forma de hacer dinero. Como, por ejemplo, la compra y venta de cuotas de emisiones industriales de CO2. Por cierto, la verdadera causa del dramático cambio climático no es el CO2, sino la ciclicidad de los procesos cósmicos que afectan a nuestro planeta. Pero esto no se anuncia, ya que no se puede ganar dinero con ello.

Lo que más me llamó la atención en la conferencia fue que personas conocidas en puestos muy altos dijeron directamente: tenemos que unirnos, todo el mundo tiene que actuar, esta es la única manera de vencer al sistema de formato consumista.

Muchos políticos, cuando se les presentó el proyecto “Sociedad Creativa”, admitieron que era una gran manera de salir de la crisis global, pero sin la demanda electoral de la mayoría de la gente, no pueden cambiar nada.

Veo nuestra sociedad de consumo como un gigantesco volante que gira a enormes velocidades. Cada uno de nosotros es un pequeño engranaje. ¿Pueden un par de políticos detener el volante y hacerlo girar en sentido contrario? No es realista. Hace falta el esfuerzo de la mayoría de la gente. Es hora de dejar de esperar que alguien venga a hacerlo todo por nosotros. Tenemos que asumir la responsabilidad y actuar nosotros mismos. Todos nosotros, unidos en una aspiración común, construir una Sociedad Creativa en la que el mayor valor sea la Vida Humana (no el dinero, como ocurre hoy).

¡Realmente podemos hacer mucho! ¡Lo único que falta para el mejor resultado eres tú, amigo mío!

Julia, participante del proyecto “Sociedad Creativa” 

Dejar un comentario