Logo Creative Society SOCIEDAD
CREATIVA

¿Es nuestra Tierra un gran vertedero?

3 de marzo de 2022
Comentarios

Ocho mil millones de personas viven en la Tierra. Nos hemos acostumbrado a tratar nuestro planeta de forma consumista y ni siquiera pensamos que, en primer lugar, nos perjudicamos a nosotros mismos. En un mundo en el que todo cae bajo la sed de enriquecimiento y la búsqueda de soluciones más simples y baratas, en el que los recursos se utilizan de forma irracional, la basura se ha convertido en uno de los problemas más urgentes de nuestra sociedad.

  • ¿Dónde podemos depositar tantos residuos?
  • ¿Quién pagará el reciclaje de la basura?
  • ¿Qué ocurre realmente en este campo?
  • ¿Y por qué ha aparecido la mafia de la basura?

Todas estas preguntas se resolvieron gracias a la información cuidadosamente recogida y analizada por los voluntarios del proyecto “Sociedad Creativa” y puesta a disposición del público en la conferencia “Crisis global. La hora de la verdad”.

Uso irracional de los recursos

Utilizamos los recursos de forma tan ineficiente que producimos mucho más de lo que podemos consumir. Tiramos la comida, la ropa nueva, incluso los coches nuevos.

  • En el desierto de Atacama, en Chile, se ha formado un enorme vertedero de ropa nueva sin vender. Con el rápido cambio de tendencias, muchas prendas se vuelven innecesarias. Cada año llegan al puerto de Chile 59.000 toneladas de ropa, y al menos 38.000 toneladas se quedan aquí en el vertedero porque nadie paga por reciclarlas o deshacerse de ellas. ¿Cuánta más ropa se está pudriendo en los vertederos? Además, ¡un camión de ropa se quema cada segundo en el mundo! ¿Se imagina cuántos recursos se han utilizado para fabricar este montón de ropa? Cuánta agua se ha desperdiciado, a pesar de que unos dos mil millones de personas sufren escasez de agua potable.
  • Hay cementerios de coches sin vender en el mundo, ¡cuyo tamaño es impresionante! Dos millones de coches nuevos al año, que nadie compra, se dejan pudrir al aire libre. Estos aparcamientos existen en España, Gran Bretaña, Estados Unidos, Italia, Rusia y otros países.
  • Según un informe mundial de la ONU, ¡se tiran 900 millones de toneladas de alimentos al año! En términos monetarios, se destruyen alimentos por valor de 750 millones de dólares. Mientras tanto, ¡811 millones de personas estaban desnutridas en 2020! Existe un índice de hambre mundial, con medias globales en constante aumento. Las guerras y las catástrofes climáticas anómalas dejan a la gente sin alimentos, ¡sólo en Madagascar 1,3 millones de personas corren el riesgo de morir de hambre! ¡Y en todo el mundo 8.000 niños mueren de hambre cada día!

¡Los vertederos envenenan todo a su alrededor!

Los datos sobre la cantidad de basura que están disponibles públicamente están muy subestimados. Pero incluso según estos datos, cada año tiramos más de 2.000 millones de toneladas de residuos.
La crisis ambiental del planeta es el resultado del formato consumista

Sólo en los últimos 4 meses de 2021, se arrojaron 730 millones de toneladas de basura a los vertederos. A modo de comparación, toda la población de la Tierra pesa 300 millones de toneladas, lo que significa que en sólo 4 meses tiramos 2,5 veces el peso de toda la raza humana.

En los vertederos suelen producirse incendios que causan aún más daño a los seres humanos y al medio ambiente.

Por ejemplo, en agosto se incendió un cementerio de neumáticos viejos en Kuwait. Columnas de humo negro eran visibles incluso desde el espacio. El incendio provocó una contaminación tóxica del aire y perjudicó la salud de casi 4,5 millones de personas.

Gran parte de la basura, en la forma en que la tiramos, no es biodegradable y no puede reciclarse adecuadamente. Envenena el agua, el aire, los alimentos y nuestras vidas.

Sólo el vertedero de Ghazipur, en la India, es comparable a la altura del Taj Mahal. Los residuos se descomponen, liberando metano y otras sustancias químicas, envenenando el suelo y el aire, y contribuyendo al efecto invernadero. El gas del vertedero penetra en el suelo y luego en las masas de agua, de las que luego se extrae el agua potable.

El segundo ejemplo: en la capital de Indonesia hay más de 200 fábricas textiles a orillas del río Citarum que producen ropa barata para todo el mundo. Cada día vierten al río 20.000 toneladas de residuos y 340.000 toneladas de aguas residuales. Contaminan el río con plomo, aluminio, hierro y manganeso.

Estos son sólo algunos ejemplos, pero ocurre en todo el mundo. Además, se practica la incineración de residuos, lo que provoca la liberación de gases peligrosos que contienen metales pesados tóxicos. El cadmio, el mercurio y el plomo, cuando se ingieren, afectan a los sistemas circulatorio y nervioso y crean riesgos de cánceres genéticos. Un nuevo informe del Fondo de UNICEF para la Infancia afirma que uno de cada tres niños, es decir, unos 800 millones de niños, tienen niveles tan altos de plomo en la sangre que pueden provocar el deterioro de sus capacidades mentales e incluso la muerte.
Los vertederos en un mundo moderno alcanzan tamaños inconcebibles

¡El reciclaje no salva la situación!

Según el informe What a Waste 2.0 del Banco Mundial, el plástico, el papel y el cartón, el metal y el vidrio constituyen el 38% de los residuos municipales. Y sólo el 13,5% de este material reciclable se recicla realmente en todo el mundo, lo que supone algo más del 5% del total de residuos. A pesar de ello, nuestro ritmo de producción y consumo no hace más que aumentar, al igual que los vertederos que nos rodean.

Ahora mismo, el reciclaje es muy lento y costoso. Para conseguir una tonelada de reciclaje, se necesitan recursos increíbles para lavar, recoger, traer, clasificar, empaquetar, vender, etc. Al final, resulta que hay que gastar mucho más dinero, y nadie está dispuesto a ello. Por ejemplo, una de las variedades de plástico PET en su forma nueva cuesta unos 500 euros por tonelada, y en forma reciclada cuesta unos 1000 euros.No es en absoluto rentable para el fabricante hacer que el coste del producto sea el doble. Además, en condiciones de competencia feroz, su producto deja de ser rentable. Las empresas de reciclaje de plástico llegan incluso a añadir más cantidad de plástico nuevo al reciclado y lo venden con el sello RECYCLED.

Las cifras de reciclaje declaradas suelen diferir de la realidad. Por ejemplo, en Alemania, parte de la basura que se considera reciclada va a parar a vertederos de países del Tercer Mundo. Una situación similar ocurre en Japón. Incluso el plástico que simplemente se incinera se considera reciclado.
La basura de Europa y Estados Unidos se transporta a países del Tercer Mundo

La mayor parte del reciclaje que se realiza hoy en día en el mundo debería llamarse "downcycling". Esto significa que el plástico que pasa por el proceso de "downcycling" no puede ser reutilizado, su calidad se reduce. Así que deberíamos preguntarnos: ¿por qué se permite producir este tipo de plásticos si no se pueden reciclar o reutilizar?  

La mafia de la basura

No sólo la basura en sí misma perjudica a nuestro planeta, a la flora y a la fauna, y a nosotros mismos, sino que estamos tan cegados por la sed de enriquecimiento que existe un fenómeno llamado la mafia de la basura.

Desde que hay basura no biodegradable y tóxica en el mundo, hay quien se lucra con ella. Los clanes mafiosos compran territorios y los convierten en vertederos. Y aunque sobre el papel todo parezca legal, la mayoría de las veces estos vertederos están cerca de asentamientos residenciales y violan todas las normas ecológicas.

Una parte importante del negocio de la mafia de la basura es el transporte ilegal de residuos industriales. Si una empresa quiere deshacerse de sus residuos tóxicos y pagar lo menos posible, los entrega a la mafia. Y en lugar de ser eliminados de forma adecuada pero costosa, estos residuos son llevados y luego desaparecen.

Por ejemplo, sólo en Nápoles y sus alrededores, los ecologistas cuentan con al menos 1.200 pequeños y grandes vertederos ilegales. La cantidad de fósforo, mercurio y arsénico en esta región supera en 400 veces las normas establecidas. Según las estadísticas médicas, los habitantes de esta zona mueren de cáncer el doble de veces que la media nacional.
La gente vive y trabaja en vertederos poniendo en peligro su vida y su salud

Al controlar los vertederos, la mafia no sólo obtiene un beneficio desproporcionado, sino que también tiene la capacidad de controlar las ciudades. En cuanto prohíben llevar la basura a sus vertederos, la ciudad se convierte en un basurero.  

¿Qué podemos cambiar?

La basura es la cara podrida del formato consumista de la sociedad. Con ella estamos matando al planeta y más... nos estamos matando a nosotros mismos. No nos resulta rentable reciclar la basura. No es rentable que desarrollemos una tecnología que limpie nuestro planeta. Pero no es rentable en el marco de la economía consumista, que nosotros mismos hemos puesto por encima de la vida humana.

Lo que realmente podemos y debemos hacer hoy es cambiar el formato de la sociedad, de sociedad de consumo a CREATIVA. Cuando los 8 Fundamentos de la Sociedad Creativa sean adoptados a nivel constitucional en todos los países, estos esquemas no serán posibles. Porque el valor principal en todo el mundo será la vida humana. En tales condiciones, no habrá lugar para toda esta suciedad en el planeta y en las relaciones entre las personas. Cualquier negocio se construirá sólo con el único objetivo de mejorar la vida de las personas, beneficiando al planeta y a toda la humanidad.

Dejar un comentario