Logo Creative Society SOCIEDAD
CREATIVA
unirme

Científicos que no temen decir la verdad

22 de junio de 2022
Comentarios

En el mundo actual, la carrera, la opinión pública y la realización profesional significan demasiado para una persona. A veces, no sólo el importe del salario, sino la propia vida depende de ello. La gente difícilmente acepta ser una oveja negra o un expulsado.

Pero imagínese que no sólo la profesionalidad, la habilidad y la experiencia se cambian por dinero, sino también la conciencia y, lo que es terrible, la verdad de la que depende la vida de millones de personas. Esto es exactamente lo que está ocurriendo hoy en día.

En la conferencia internacional "Crisis global. La hora de la verdad" que se celebró en diciembre de 2021, la humanidad conoció la verdad sobre el ciclo de cataclismos, oculto a la gente. Cada 12 mil años nuestro planeta está expuesto a la interacción galáctica, y ahora estamos entrando en una fase activa de dicho ciclo.

Hace doce mil años, la Tierra ya experimentó cambios climáticos dramáticos. Fueron acompañados de erupciones volcánicas catastróficas, un cambio en los polos magnéticos, un calentamiento global, un aumento del nivel del mar y terminaron en una severa glaciación. Las pruebas de las catástrofes naturales del pasado, ocurridas no sólo hace 12.000 años, sino también hace 24.000 y 36.000 años, permanecen en nuestro planeta.

El público en general prácticamente desconoce el desastre inminente, ya que esta información no aparece en los medios de comunicación, se silencia y no se hace pública. Sin embargo, la humanidad tiene la suerte de que entre nosotros hay científicos honestos que dicen la verdad alto y claro.

Lo que nos dicen los expertos del IPCC, los científicos del clima y los medios de comunicación

¿Qué es lo que se le dice a la humanidad de todo esto? En lugar de la verdad, a la gente sólo se le dice un mantra: el factor antropogénico (relacionado con el ser humano) afecta al cambio climático, el calentamiento global se avecina, por lo que es urgente reducir las emisiones de dióxido de carbono.

Sin embargo, la prueba directa de que el CO2 no es el principal impulsor del calentamiento de nuestro planeta es el hecho de que otros planetas y satélites del sistema solar, que aparentemente no tienen emisiones antropogénicas de gases de efecto invernadero, se están calentando simultáneamente. ¿Cómo podría llegar nuestro CO2 y metano antropogénico a otros planetas?

Sería divertido si no fuera tan triste. Los medios de comunicación imponen la mentira del cambio climático supuestamente causado por las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera. Y la gente, sin tener información veraz, se cree estas mentiras.

Está claro que los científicos tenían que ser los primeros en hablar abiertamente de las causas del cambio climático. Por eso, en 1988 se creó el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, el IPCC. Este grupo afirmó que su objetivo era evaluar los riesgos del cambio climático causado por la actividad humana. El grupo comenzó a emitir informes breves para los políticos y los medios de comunicación. Y ahora es muy posesivo de su monopolio en el suministro de datos, o mejor dicho, de su hegemonía.

Climategate

En 2009 y 2011, unos piratas informáticos desconocidos hicieron públicos los archivos de correo electrónico de los principales investigadores del sistema de redacción de informes del IPCC. Esta correspondencia reveló que junto a la discusión de temas científicos, se discutían temas de intimidación a los opositores y sus conceptos. Decidieron cómo desacreditar, presionar o despedir a los editores de las revistas científicas que se atrevían a publicar artículos de opositores científicos. Discutieron cómo ocultar los datos que no se ajustaban a la tendencia sobre el calentamiento. Resulta que los expertos utilizaron su autoridad para decidir qué era ciencia y qué no.

Tras una respuesta pública, informaron de que no querían decir lo que habían escrito en su correspondencia. Hubo investigaciones sobre las actividades de los científicos del IPCC y en todos los casos fueron absueltos.

El gráfico del "palo de hockey”

Un punto importante en la fuga de información fue el llamado gráfico del "palo de hockey". En él, la temperatura durante varios miles de años se mantuvo casi al mismo nivel, y en los últimos 100 años comenzó a subir bruscamente. Así salió el llamado "palo de hockey".

Este gráfico publicado por el IPCC fue ampliamente difundido en los medios de comunicación y promovido por los políticos. Se incluyó en documentales y se exhibió en protestas. Entonces, en las cartas de los científicos del clima, se mencionaba que había muchas críticas a los datos y métodos estadísticos utilizados para construir este gráfico. Sin embargo, los autores ignoraron esta información.

Hubo científicos que escribieron artículos con observaciones a este gráfico, pero sus trabajos no fueron publicados en revistas de alto rango. Los artículos de los científicos que se oponen a la teoría de la influencia antropogénica en el cambio climático siguen sin ser aceptados y no se les asigna financiación para sus investigaciones. Si se consigue publicar un artículo, le siguen duras críticas de los medios de comunicación.

Científicos que dicen la verdad abiertamente

Los participantes del proyecto “Sociedad Creativa” se pusieron en contacto con científicos que aceptaron hablar abiertamente en la conferencia "Crisis global. La hora de la verdad" para denunciar la falsa teoría del cambio climático. Informaron de su posición sobre el impacto del factor antropogénico, las causas de los desastres que ocurren en la Tierra y sus investigaciones sobre el cambio climático.

Por ejemplo, el Dr. Harold Sterling Burnett, doctor en política medioambiental y redactor jefe de Environment & Climate News, declaró en su discurso en la conferencia que, con el paso del tiempo, los niveles atmosféricos de dióxido de carbono han fluctuado radicalmente a lo largo de la historia geológica de la Tierra. En el pasado llegaron a ser de hasta 5.000 partes por millón. En la actualidad son de unas 420 partes por millón. Así que durante largos periodos de tiempo han fluctuado, pero en general han descendido, - aclaró el científico.

"La actividad volcánica, la actividad volcánica subterránea en la Antártida e incluso en partes de Groenlandia e Islandia están contribuyendo al deshielo de los glaciares. Eso no lo controla el CO2. No controlamos las corrientes oceánicas. No controlamos el magnetismo de la Tierra y cómo se desplaza o puede desplazarse con el tiempo, me refiero a los polos magnéticos. No controlamos nuestra órbita. Si no controlamos esas cosas y son las que realmente lo condicionan todo, ¡por eso debemos estudiarlas!", afirmó el Sr. Bernett.

El científico dijo que los gobiernos del mundo, a través de la ONU, formaron la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

"Uno pensaría que eso sería estudiar el cambio climático, pero especificaron que se estudian las causas humanas del cambio climático. Así que descartaron todos los factores naturales. Dijeron: "No, no, no vamos a estudiar si el Sol juega un papel. No vamos a estudiar si los volcanes juegan un papel. No vamos a estudiar si los cambios de las corrientes oceánicas juegan un papel. Y no entendemos realmente las nubes, así que no vamos a contarlas mucho. Lo que vamos a estudiar son las emisiones humanas de CO2 porque es lo que podemos controlar". No es así como se supone que funciona la ciencia", subrayó Harold Sterling Burnett.

El doctor en ciencias añadió que si se hacen suposiciones poco fiables o incompletas, los modelos serán inviables porque su calidad está determinada únicamente por la exactitud de lo que se introduce en ellos.

"Los modelos climáticos no han logrado predecir las temperaturas del pasado ni reflejarlas con precisión. No consiguen representar con exactitud las temperaturas actuales. Pero nos dicen que podemos confiar en sus proyecciones de temperaturas futuras. Eso no me parece razonable", dijo el científico.

"Quiero una sociedad adaptable. Una sociedad adaptable es aquella que no se encierra en la solución del problema equivocado", añadió el Sr. Burnett.

Por su parte, Gregory Wrightstone, geólogo y experto revisor del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, Estados Unidos, en su presentación en la conferencia señaló que no parece haber correlación alguna con el aumento del CO2 y la temperatura.

"Si miramos desde fuera, una de las cosas que se nos pide que creamos es que nuestras temperaturas modernas son inusuales y sin precedentes. Nunca habíamos visto temperaturas como estas en miles de años. Pero esto no es el caso", dijo el científico.

Según él, la tendencia al calentamiento en la que nos encontramos ahora comenzó hace más de trescientos años. Pero, de nuevo, 250 años de calentamiento tuvieron lugar antes de que empezáramos a añadir CO2.

"¿Se nos pide que creamos que esas fuerzas naturales que han estado impulsando las temperaturas desde el principio de los tiempos cesaron de repente en el siglo XX?", se preguntó el Sr. Wrightstone.

El profesor de química, máster en química física y espectroscopia, Ole Henrik Ellestad, de Noruega, habló en su intervención en la conferencia de un mapa que muestra los cambios de temperatura en los últimos 11.000 años: se trata de núcleos de hielo de Groenlandia.

El Sr. Ellestad señaló que el IPCC también afirma que el sol no tiene ningún efecto sobre nosotros. Es una gran paradoja.

"No está claro cómo han llegado a eso. Además, hoy vemos que el calentamiento no sólo se produce en nuestro planeta, sino también en otros. Y también en la Luna, donde hay una atmósfera completamente diferente que no tiene nada que ver con el CO2. Así que está claro que hay un factor solar, que falta en su modelo", informó.

Hans Borge, doctor en matemáticas industriales y director general de Climate Realists de Noruega, también tomó la palabra en la conferencia.

"Como podemos ver, hace miles de años, hace unos 2.000 años y hace unos 3.000 años, tuvimos períodos cálidos, y todo indica que fueron períodos de calentamiento global. Fue mucho antes de que las emisiones de CO2 provocadas por el ser humano tuvieran un volumen considerable. Por tanto, sabemos que la variabilidad natural puede ser grande", informó el científico.

Según él, el CO2 es un gas que tiene muy poco efecto sobre el clima.

"Los modelos del IPCC suponían que cuanto mayor fuera el nivel de CO2, mayor sería el nivel de vapor de agua. Y el vapor de agua es el gas con mayor impacto en el clima. Pero la suposición de que "a más CO2, más vapor de agua" nunca se ha demostrado", dijo Hans Borge.

Jan-Erik Solheim, profesor honorario del Instituto de Astrofísica Teórica de la Universidad de Oslo, también aportó su comentario para la conferencia internacional "Crisis global. La hora de la verdad". El científico comentó el famoso gráfico del "palo de hockey" del IPCC.
График

"En este gráfico hemos visto lo que hacen los expertos del IPCC. En cierto modo, extienden esta línea hasta el infinito, como si la temperatura aumentara cada vez más a causa de las emisiones de CO2 o del clima. Y esto es lo que creemos que está mal. Nuestro pronóstico es que pronto llegará una ola de frío. Y tenemos que estar preparados para ello", dijo Solheim.

El profesor comentó que él y algunos de sus colegas habían realizado experimentos para averiguar si el CO2 puede o no desprender calor.

"Hemos construido pequeños invernaderos y hemos intentado calentarlos con el sol en el exterior o en el interior con calefacción artificial. Pudimos demostrar que el dióxido de carbono detiene el calor, pero no pudimos demostrar ningún calentamiento. Eso es un misterio. Por tanto, el CO2 no puede calentar, pero lo que sí puede calentar es el agua, el vapor de agua", informó el científico.

Mostró el gráfico en el que la curva azul son las temperaturas del océano, y la roja la de la tierra.

График температуры суши и поверхности океана

"Primero hay un cambio en la temperatura del mar, un poco más tarde hay un cambio en la temperatura de la tierra. Y entonces, después de un año, 10-11 meses para ser exactos, el nivel de dióxido de carbono cambia. Es decir, cuando la temperatura del mar baja, 10 u 11 meses después, el nivel de dióxido de carbono también desciende", añadió Solheim.

El científico dijo que la curva roja muestra lo que el CO2 antropogénico o la humanidad ha producido de dióxido de carbono, que es aproximadamente menos del 3% del aumento desde 1960. Pero la naturaleza produce el resto. Así que el 97% del aumento proviene de la naturaleza.

La verdad se oculta, las conclusiones de los científicos no se publican

Todos los científicos que intervinieron en la conferencia señalaron lo difícil que es decir la verdad, expresar una opinión que no se corresponde con la posición del IPCC. El Sr. Harold Sterling Burnett, por ejemplo, declaró que es difícil que se publique porque las revistas no quieren oírlo.

"Afecta a tu carrera. Tus colegas te miran con desaprobación y no consigues subvenciones del gobierno porque éste no da subvenciones para investigar los factores naturales del cambio climático o para investigar lo que demuestra que los humanos no afectan al cambio climático. Porque el gobierno tiene un motivo: ampliar su esfera de influencia. Conozco a investigadores que han abandonado el campo porque sienten que no pueden expresar su evaluación honesta ni conseguir que se publique, ni obtener reconocimiento en su carrera", dijo el científico.

Por su parte, el Sr. Gregory Wrightstone añadió que si le gusta el proceso científico, no se podrán publicar muchos datos.

“El Dr. Will Happer es nuestro presidente en la coalición del CO2 y tiene un documento que preparó con el Dr. Wyngaarden sobre la sensibilidad climática. No pueden publicarlo en ninguna publicación de prestigio. Se trata de un estudio histórico", dijo el Sr. Wrightstone.

Además, el científico comentó que recientemente fue vetado en Linkedin.

"No es que esté hablando de cosas polémicas, estoy publicando hechos científicos, y los estaban eliminando. Y volvieron a decir: "No permitimos ese tipo de información en Linkedin", añadió el Sr. Wrightstone.

El Sr. Ole Henrik Ellestad también informó sobre la discusión agresiva.

"Si vas a los medios de comunicación, puedes expresar tu opinión, pero serás fuertemente criticado, y entonces no tendrás realmente la oportunidad de defenderte. Pero lo más importante es que no saldrás en los medios de comunicación con tus primeros artículos", dijo.

Hans Borge señaló que la libertad académica está bajo presión.

"Lo que tengo que decir es que muchas personas que se unen a las filas de los realistas del clima lo hacen cuando se jubilan, porque hasta la jubilación no se atreven. Los investigadores que afirman algo diferente, no obtienen subvenciones, no tienen su opinión ni en los medios publicados ni en las revistas editadas", dijo Hans Borge.

Llamamiento a los climatólogos

En la conferencia se hizo un llamamiento a los climatólogos que defienden el factor antropogénico, para que superen su soberbia y hablen de las verdaderas causas del cambio climático. En este momento todavía hay una oportunidad de arreglar las cosas y mostrar nuestra humanidad. No hay necesidad de luchar entre nosotros; la humanidad sólo tiene un enemigo en este momento: el clima.

Los participantes de la conferencia hicieron hincapié en que la gente debe conocer la verdad de que en las próximas décadas toda la humanidad puede ser barrida por cataclismos a menos que la humanidad entera emprenda esfuerzos conjuntos para vencer a este enemigo. Las mentiras que se escuchan de todas las fuentes pueden llevarnos a todos al precipicio si no trabajamos juntos para cambiar la situación en la que nos encontramos.


Dejar un comentario